Bodega Nieto Senetiner presenta: Trilogía de Bonarda 2018, con identificación de terruños

Bodega Nieto Senetiner presenta: Trilogía de Bonarda 2018, con identificación de terruños 

Dedicada para estudiar y entender cómo se desarrolla y expresa el varietal en distintas regiones de Mendoza: Agrelo, Luján de Cuyo; Tupungato, Valle de Uco y Lavalle. Estos vinos conforman una inédita trilogía, que brinda homenaje a esta cepa emblemática para la bodega.

 

La Trilogía de Bonarda 2018 nació a partir del estudio del equipo enológico en el desarrollo y expresión de esta cepa en las distintas indicaciones geográficas en Mendoza. Así, estos tres vinos: NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Agrelo, Luján de Cuyo; NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Tupungato, Valle de Uco; NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Desierto de Lavalle, nacieron de las uvas cosechadas en tres terruños diferentes. La bodega es líder en el desarrollo de la Bonarda. La historia de Nieto Senetiner con esta cepa fue azarosa. La elaboración de estos vinos llegó por casualidad debido a la compra de 200 hectáreas en Agrelo, Luján de Cuyo, que sorprendió con esta uva extraña y su aroma a rosas. Esto fue en el año 2000, donde se produjeron 30.000 litros exportados al Reino Unido. Más tarde, la prensa internacional se enamoró de este vino, que  recibió el mayor reconocimiento con los premios del Doble Oro del Vinandino 2001,  el VinItaly y la Revista Wine Advocate (de Robert Parker).

Si bien a partir de la cosecha del 2000 hay una vuelta de página en el posicionamiento del Bonarda como varietal, hoy volvemos a sumar un nuevo capítulo, identificando la trilogía por terruño. Nuestro objetivo es seguir construyendo su identidad", señala el enólogo Roberto González.

Cada una de las indicaciones geográficas de esta trilogía expresan su región:

En la zona de menor altitud en el Desierto de Lavalle (600 msnm), el vino expresa en nariz notas maduras y en boca es sedoso. Con respecto al viñedo, se plantó en 1994 y el  suelo se caracteriza por ser profundo, arcilloso-limoso, con arena en profundidad sin presencia de piedras o canto rodado. En  Agrelo, Luján de Cuyo, (1050 msnm) se muestra una nota más clásica en nariz y en boca un nervio ácido más claro. El viñedo se plantó en 1974, el suelo se caracteriza por ser profundo y uniforme, de textura franco-arcillosa y con gran capacidad de retención de humedad. Finalmente, en  Tupungato, Valle de Uco (1150 msnm) el vino es más fresco en  nariz, con notas ácidas y tánicas que lo hacen muy determinante. Con respecto al suelo, se destaca por ser profundo y uniforme, con una textura franco-arcillosa, además de tener una gran capacidad de retención de humedad. Podemos encontrar el viñedo desde su plantación en 1974.

 

El proceso de elaboración de la Bonarda parte desde un manejo vitivinícola claro, preciso y específico. Cabe destacar que este varietal es vigoroso y productivo, por ende, es necesario administrar su producción para alcanzar un equilibrio follaje-racimo adecuado y lograr su perfecta madurez. Luego, en bodega, el enólogo hace un manejo racional de los procesos de extracción de los componentes de la piel y una correcta gestión de los azúcares de la uva. El contacto con madera es el pináculo final del proceso, ya que como variedad requiere del aporte de los taninos que obtiene de barricas para lograr su maduración en el tiempo.

 

A nivel mundial, existen 36 sinónimos de la denominación de Bonarda. Si bien está difundida en Francia, Italia, Estados Unidos y en Argentina, en nuestro país posee la superficie más grande con 18.000 hectáreas. La Bonarda es una cepa muy antigua en Argentina. De hecho, uno de los primeros censos vitivinícolas, la ubican en el año 1934 y contabilizan implantaciones de esta variedad antes de 1900.

 

Roberto González concluye: "A la  Bonarda le está pasando lo mismo que al Malbec en la década del `90. Por aquellos años, vendíamos Cabernet Sauvignon y el Malbec era como hoy decir Bonarda, era una variedad desconocida, no era un vino de prestigio, a pesar de que teníamos una buena cantidad de hectáreas. En ese momento, pensamos: si hacemos bien los deberes el Bonarda se transformará en un `vino de culto`, y así fue”.

TRILOGÍA DE BONARDA 2018

Notas de Cata:

NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Agrelo, Luján de Cuyo.

Notas de frutos rojos frescos, laurel, aceitunas verdes y carnes salvajes, que combinan con la vainilla del añejamiento en roble francés. En boca se destaca la sensación ácida y el nivel de sus taninos sobre la dulzura.

NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Tupungato, Valle de Uco.

Notas de frutos rojos con notas a mentol que combinan con la vainilla del añejamiento en roble francés. Con un buen recorrido en boca, cierra su permanencia con un grato final, que perdura por muchos segundos. Destaca la sensación dulce y amabilidad de la acidez y los taninos.

NIETO SENETINER, Trilogía de Bonarda 2018, Desierto de Lavalle.

Notas de frutos rojos maduros que combinan con la vainilla del añejamiento en roble francés. Destaca en boca la sensación dulce sobre la acidez y los taninos.

La Trilogía completa se encontrará a la venta exclusivamente en la Bodega Nieto Senetiner, Mendoza,  y en Casa Nieto Senetiner, Recoleta, a $700 (c/u). 

 

 

 

Para más información: www.nietosenetiner.com.ar

Viernes 29 de Noviembre de 2019 | Agenda