Olivícola Laur: protagonista de dos hitos históricos para la industria productora de Aceite de Oliva Extra Virgen (AOVE)

Olivícola Laur: protagonista de dos hitos históricos para la industria productora de Aceite de Oliva Extra Virgen (AOVE)

Olivícola Laur, primera en el ranking de las 100 mejores olivícolas del mundo y número 1 de Argentina, recibió recientemente la Licencia Marca País. Este reconocimiento, que otorga el Gobierno Nacional a las empresas que cumplen con los estándares más altos de calidad, la ubica como una verdadera “embajadora” del AOVE argentino en el mundo. A ello se suma la reciente designación de Mendoza como la primera indicación geográfica para el aceite de oliva virgen extra de nuestro país, un logro para el cual la compañía mendocina jugó un rol protagónico. Ambos hechos abren una nueva etapa para el posicionamiento de la industria olivícola local en el contexto internacional.

 

Olivícola Laur, la productora de AOVE mendocina que ocupa el primer puesto en el ranking de las 100 mejores olivícolas del mundo y es la número 1 de Argentina, celebra dos hechos históricos que son un reconocimiento a la calidad, a la mejora continua y a la originalidad, y que ubican al aceite de oliva virgen extra (AOVE) argentino entre los mejores a nivel mundial.
 
Por una parte, Olivícola Laur recibió la Licencia Marca País de parte del Gobierno Nacional, una distinción que se otorga a las empresas modelo que cumplen una serie de requisitos entre los que se encuentra elaborar productos que respondan a los estándares más altos de calidad exigidos por el sector en el que se desempeñen.
 
Paralelamente, se suma a ese hito la designación oficial de Mendoza como la primera Indicación Geográfica (I.G.) para el aceite de oliva virgen extra argentino, hecho que destaca y distingue al AOVE producido en la provincia por sus características organolépticas.
 
Embajadores de Argentina
Haber recibido la Licencia Marca País, representa para Olivícola Laur un reconocimiento, pero también una gran responsabilidad ya que implica para la marca representar a Argentina en el mundo.
 
La distinción fue recibida con orgullo por Gabriel Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y gerente general de Olivícola Laur, de manos de Nadia Zanardi, directora nacional de Marca País y de Martín Giralda, director de Competitividad de Marca País.
 
“Entregar la Marca País a Olivícola Laur es más que importante para nosotros. Realmente creemos que sumar a la mejor olivícola del mundo va a colaborar para continuar posicionando a Mendoza y a la Argentina con toda la excelencia que tenemos para mostrar. Le damos la bienvenida a Laur, los felicitamos y creemos que esto será el inicio de un gran trabajo en conjunto para ayudarlos a seguir creciendo y posicionarlos en todo el mundo”, afirmó Nadia al otorgar la distinción a la empresa.
 
Desde 2004 nuestro país cuenta con una Marca País cuyo objetivo es posicionar a Argentina en el mundo. Esta estrategia se implementa a partir del otorgamiento de las Licencias de Marca País a empresas modelo, como Olivícola Laur, que cumplen ciertos requisitos. Entre ellos, deben ser argentinas, con un capital mayoritariamente nacional (51%), exportadoras o potenciales a exportar. También se exige que sus productos se encuentren dentro de los estándares de calidad más altos de su sector y que cuenten con políticas de equidad de género y de sostenibilidad.
 
En línea con la idea de asociar la marca a valores asociados con lo natural y exclusivo, desde fines de 2019 Olivícola Laur Acetaia Millán llevan a cabo el programa de Embajadores de Marca. En años anteriores, los embajadores fueron el músico y productor Juanchi Baleirón (2020) y el chef Christian Petersen (2021). Y en 2022 ostenta esa distinción el chef Christophe Krywonis.
 
“Olivícola Laur y Acetaia Millán demuestran que en Argentina hay empresas que hacen muy bien las cosas, que tienen una gran calidad de producto que se distingue a nivel internacional.  Confieso que hoy aquí me emocioné mucho porque ya soy parte de la historia de Laur como Embajador de la Marca, y agradezco que hayan confiado en mí, en mi imagen y mi trabajo para representarlos”, señaló el chef al asumir como embajador.
 
 
Mendoza, garantía de calidad
La I.G. es un sello que destaca al AOVE mendocino por su calidad premium y por sus características que lo hacen único y diferenciable de los que se elaboran en otras regiones.
 
“La obtención del reconocimiento de la IG Aceite de Oliva Virgen Extra de Mendoza es un orgullo y en lo personal, es una satisfacción enorme, ya que no sólo fui uno de los impulsores, sino que participé del equipo de investigación que llevó a cabo los estudios científicos necesarios para que fuera posible iniciar los trámites”, afirma Gabriel Guardia, enólogo especializado en aceite de oliva y gerente general de Olivícola Laur.
 
Al conseguir la primera Indicación Geográfica para el aceite de oliva virgen extra argentino, Mendoza logró dar un broche de oro a las gestiones encaradas por la provincia desde 2018 para recibir este sello de calidad indiscutido.
 
“Es una excelente noticia para Mendoza y para Argentina ya que se trata de un reconocimiento a nivel mundial que nos va a ayudar a continuar posicionádonos como una región productora de aceites de oliva de altísima calidad”, afirma Gabriel Guardia al respecto.
 
La relevancia radica en que las I.G., así como las Denominaciones de Origen, son herramientas que permiten diferenciar y hacer distinguible la calidad de un producto vinculada con su origen geográfico. En este caso, Mendoza.
 
En este sentido, mediante Resolución 31/2022 publicada el 7 de junio de 2022, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca determinó que la provincia cumple todos los requisitos técnicos y legales y las condiciones indicadas para la obtención del reconocimiento de la IG “Aceite de Oliva Virgen Extra de Mendoza”. Con ese visto bueno, se constituyó la IG y se aprobaron los logos para la comercialización de los productos elaborados en la provincia.
 
Las particularidades del AOVE mendocino
Una investigación sobre la “Percepción diferencial de aceites de oliva virgen extra de Mendoza”, realizada por Alfredo Baroni, Gabriel Guardia, Andrea Antonietti y Cecilia Fernández, determinó que existen claros caracteres que identifican el AOVE mendocino y una imagen percibida por los consumidores que aparece como consensuada. Según ese estudio, el AOVE mendocino se puede identificar como un aceite con cuerpo, fuerte, frutado y con un picante intermedio.
 
Lo interesante es que los resultados de las encuestas mostraron una vinculación clara entre la zona de producción y la preferencia al momento de adquirirlo, ya que el 75% de los encuestados prefirieron el AOVE mendocino y este patrón de respuesta fue igual en los consultados de las distintas provincias.
 
La otra investigación sobre la “Construcción de perfiles sensoriales para aceites de oliva viren extra de La Rioja y Mendoza”, realizada por Alfredo Baroni y Gabriel Guardia, analizó la metodología del Consejo Oleícola Internacional (COI) para diferenciar los aceites de oliva de dos regiones geográficas de gran importancia en la producción de AOVE de nuestro país: La Rioja y Mendoza.
 
De acuerdo con los resultados, ambos paneles destacaron mayor amargor y picante en las muestras de Mendoza respecto de las de La Rioja mientras que el frutado, la hoja de olivo y el tomate fueron caracteres prácticamente comunes o con muy pocas diferencias entre los aceites. Los AOVE de Mendoza se destacaron también por un mayor cuerpo y fuerza frente a los de La Rioja, los que destacan por su mayor presencia de almendra.
 
 
Acerca de Olivicola Laur
 

Olivícola Laur fue fundada en 1906 y ha sido desde entonces pionera en la elaboración de aceite de oliva extra virgen. Actualmente pertenece a la familia mendocina Millán (propietaria también de Átomo Supermercados y Bodega Los Toneles) y produce 450 mil botellas de aceite de oliva al año incluyendo sus marcas Clásico Extra Virgen, Blend de Terroir Cruz de Piedra Orgánico, Blend de Terroir Altos Limpios, Blend de Terroir Medrano, Gran Mendoza Premium, Contraviento y Gran Laur.
 
 
Acerca de Familia Millán
 
FAMILIA MILLÁN es una empresa familiar mendocina con varias unidades de negocios. Entre ellas, se encuentra una cadena de supermercados llamada Átomo, con más de 120 sucursales, cuatro bodegas (Mosquita Muerta Wines, Bodega Los Toneles, Fuego Blanco y Abrasado), una reconocida olivícola llamada Laur, destilería Casa Tapaus, Carnes Millán, entre otras. Haciendo foco en las cuatro bodegas, una de ellas está exclusivamente dedicada a la elaboración de vinos de alta gama. En las otras tres se elaboran vinos de todos los segmentos de precios.
Todas las bodegas cuentan con tecnología de punta para acompañar integralmente el proceso productivo del vino desde el viñedo hasta el producto final listo para su comercialización.
La familia además posee más de 1000 hectáreas de viñedos plantados en las regiones vitivinícolas más prestigiosas de Mendoza, abasteciéndose así integralmente con su propia materia prima.
En relación a los portafolios de vinos, Familia Millán ha realizado grandes inversiones para alcanzar los más altos estándares de calidad de sus vinos en cada uno de los segmentos de precios, complementando esa calidad con los mejores insumos, con valor de marca, posicionamiento y presentando sus marcas oficiales (Mosquita Muerta Wines, Bodega Los Toneles, Fuego Blanco y Abrasado) constantemente a la crítica internacional, logrando importantes reconocimientos por parte de Wine Advocate, Tim Atkin, Descorchados, James Suckling, entre otros.
Cada uno de los portafolios de vinos, tiene su propia concepción enológica. Además, presenta y expresa las bondades del vino desde diferentes perspectivas. Se elaboran también vinos entry level, pudiendo así completar una oferta integral de vinos de calidad, logrando cubrir todos los segmentos de precios y canales de ventas, con total capacidad de abastecimiento.
 
 
Web: www.laur.ar
 
Redes Sociales:
Instagram @olivicolalaur
Facebook: Olivicola Laur
Miércoles 22 de Junio de 2022 | Agenda